Restaurante Antonio Martín

Hoy conocemos al Restaurante Antonio Martín con este aspecto, siendo uno de los más conocidos del barrio de La Malagueta; pero en su historia llegó a ser no solo nacional, si no internacionalmente famoso por su situación y sus pescaítos fritos.

antonio martín

Inicialmente llamado como “La Coral”, debido al apellido de la esposa de un joven Algarrobo llamado Antonio Martín que vino a Málaga a vivir, abrió sus puertas allá por 1886. Ni sus humildes propietarios, ni sus primeros clientes o los bañistas de la zona, podrían imaginarse que 125 años después aquel pequeño local cerca a los Baños de Apolo y de La Estrella continuaría abierto.

La Coral era un chambao de cuatro mesas y unas cuantas sillas. Conforme conseguían más y más clientes y fama en la ciudad, decidieron ampliar el negocio, trasladándolo unos metros “más hacia Málaga”.

teatro

Primeras fotos conocidas de Antonio Martín frente a su negocio

Antonio Martín que era licorero de las Bodegas Príes, ubicadas enfrente del chambao (hoy, bloques de Cantó), se había hecho cargo del chiringuito al morir su esposa María Coral, y decidió cambiarle el nombre aprovechando para hacer visibles mejoras, éstas no fueron difíciles de realizar, teniendo en cuenta que “La Coral” estaba hecha a base de cajas de madera, palos hincados en la arena, y cables y cuerdas que servían para sostener las esteras que cubrían del sol a los clientes.

Tras la reforma pasó a llamarse “A. Martín” durante muchos años, aunque tampoco tardaría mucho para lucir el nombre completo en la fachada que poco a poco adquiriría mayores proporciones a la par que su fama crecía dentro y fuera de nuestras fronteras.

La clase pudiente malacitana comienza convertirse en habitual clientela, y años más tarde tuvo una enorme influencia en el lanzamiento de su popularidad a la habitual presencia en el ya “Merendero Antonio Martín”, recibiendo famosos y personalidades que descansaban en el Hotel Príncipe de Asturias o en el palacio Miramar, debido a la fama surgida de los boquerones y de los chanquetes. Hecho fundamental en su publicidad nacional fue la presencia de los reyes, Alfonso XIII y Victoria Eugenia, y el capricho de los boquerones fritos que solían servirse algunas veces en cartuchos para trasladarlos a la habitación de la reina del mismísmo hotel donde se alojaba.

ruta tapa bailen 2013

1950

Además de las visitas de los reyes; la asiduidad de toreros legendarios como el gran maestro Ordóñez; personalidades como Orson Welles, Anthony Quinn, Brigitte Bardot (actriz francesa considerada como icono sexual durante décadas de todo el mundo)… y por supuesto la calidad de sus “pescaítos”, hizo de “Antonio Martín” meca para los famosos que visitaban la Costa del Sol.

Antonio Martín fue creciendo en forma y fama, y su dueño se casaría por segunda vez con María Segura, viuda como él. Tuvo más hijos, entre ellos Álvaro quién regentó durante muchos años el popular establecimiento, junto a famosos como Antonio Ordóñez ayudaron a engrandecer la leyenda del restaurante más conocido de Málaga durante décadas.

teatro

Año 1960

Su cercanía con la plaza de toros La Malagueta hizo que los matadores que actuaban acudiesen al merendero a comer y cenar, y los aficionados y sabedores de ello, durante décadas llenaban hasta los topes las terrazas para estar cerca de sus ídolos. Fue tan especial y habitual cliente Antonio Ordóñez que Álvaro, al morir su padre, decidió bautizar una de sus salas con el nombre de “Rincón de Ordóñez”, atendido por el célebre Manolito, uno de los camareros más populares de Málaga.

teatro

Salón de lujo, años 70

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s