La Biznaga, forma absoluta de la belleza hecha perfume

Aunque para los malagueños la biznaga es algo familiar, fuera de nuestra tierra es muy poco conocida.

No se trata de una flor natural, es una composición hecha con las flores del jazmín ensartados una a una en un armazón. Éste es un trabajo que se hace en las tardes de verano. En cada uno de los “pinchos” del armazón se introduce la flor cuando aún están cerradas, para que sea más fácil su manipulación. Unas horas más tardes es cuando llega la magia, al caer la tarde se van abriendo, y como si se hubieran unido formando una nueva flor, toman la forma de una bola con un olor impresionante.

Esqueleto de la biznaga

Esqueleto de la biznaga

El jazmín es un arbusto con alrededor de 300 especies. La mayoría crecen como plantas trepadoras sobre otra planta o guiadas sobre estructuras. Las flores jazmindel jazmín comúnmente son blancas pero tambien existen algunas especies con flores amarillas o rosáceas. Es originario de las regiones tropicales y subtropicales del Viejo Mundo.  El más conocido en Andalucía es el jazmín real, de origen árabe, que tiene su floración en verano. La flor tiene color blanco y un intenso aroma difícil de definir, pero inconfundible para quien lo ha olido una vez. Una planta muy importante para la decoración de nuestros jardínes y balcones.

Si el jazmín es famoso y utilizado en toda Andalucía todavía es más recurrente en Málaga, donde el jazmín está más que presente: dando forma a los premios del Festival de Cine  hasta llegar a la Biznaga, donde se representa su forma más elaborada de lucirlo.

biz2

La biznaga es una herencia que nos han dejado los árabes que vivieron en Málaga, y lo hemos adoptado convirtiéndolo en una de las señas de identidad de la ciudad. Decía un poeta árabe que el cielo es un cenador plagado de Jazmínes. Los árabes, en las tardes de verano inventaron una flor de flores, “la arquitectura perfecta con la cúpula de aromas, por lo que es la forma absoluta de la belleza hecha perfume”.

En los meses de verano, vemos en las calles a los biznagueros con el traje típico y una penca en la mano, en la que llevan clavadas un puñado de biznagas para venderlas, como si el tiempo no hubiera pasado, mil años vendiendo biznagas al pie de la Alcazaba. A su paso van dejando las calles impregnadas de olor a jazmín, y con el canto de “vendo olor, vendo olor”.

Biznaguero

Biznaguero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s