La farola: La Dama de la Luz

El proyecto de construir un faro nació en 1717, cuando se instaló una linterna de madera provisional, no fue hasta 1764 cuando farolase aprobaría la idea de construir la estructura de piedra. Nuestra Farola se encendió por primera vez en 1817, a manos del ingeniero Joaquín María Pery y Guzmán, convirtiéndose en la única luz de la noche para señalar el camino de los barcos. Una torre coronada por un torreón cilíndrico que sostenía una linterna atirantada, daba forma al nuevo faro de la ciudad. Cuando se construyó La Farola, La Malagueta era un barrio de pescadores, solo existían chozas construidas en la arena de la playa, con bastante ajetreo por su cercanía al puerto.

farola

Barrio de la Malagueta con La Farola de fondo, años cuarenta del siglo XX

En 1858 se puso en funcionamiento una nueva óptica, proyectado por el ingeniero Francisco Milla, de destellos rojos cada 3 minutos y se construyó un edifico en la base destinado a vivienda y almacén. Pero el terremoto de 1898 causó daños en los mecanismos del faro, dejándolo inoperativo. Ya en 1909 se reformaría la base, añadiéndole un piso más a la fachada original y en 1913 reformarían los daños que causó el terremoto para darle de nuevo la utilidad de faro.

Durante la Guerra Civil, el 28 de agosto de 1936 la Farola se apagó por orden de la Comandancia de Marina, todavía bajo las órdenes de la República, pues su silueta servía de referencia a la artillería naval y a la aviación del ejército sublevado. El Comité Central de la Flota Republicana ordenó que se pintara de color tierra, con manchas oscuras y claras para camuflarla. Aun intentando esconderla para que no fuese destruida, sufrió los efectos terribles de la guerra. En 1939, ya reestablecida la paz aparente en España, se reconstruyó y se pintó de blanco.

Barrio de La Malagueta y los Baños de Apolo

Barrio de La Malagueta y los Baños de Apolo

La Farola ha cambiado tanto como su barrio, que por aquella época era un barrio muy humilde de marengos. Pero algo de mágico tenía La Farola y La Malagueta, porque sus habitantes lo teñían todo de poesía. El primer merendero se llamó Merendero El Coral (actual Antonio Martín) y el primer balneario público, Los Baños de Apolo. Algunas de las bodegas de Vino de Málaga se encontraban también por esta zona. Pero con el paso de los años ha hecho que La Malagueta se llenase de edificios altos. Hoy, La Farola ha quedado  eclipsada por numerosas torres que compiten con ella, la primera en superarla en altura fue la chimenea industrial de la “Malaga Electricity Company”.  Y en los años setenta, se construirían los intentos de rascacielos por todo el barrio. La Farola se ha quedado chiquitita al lado de tanto edificio alto, pero aún así sigue siendo La Dama de la Luz de Málaga, la reina de la Malagueta.

La Malagueta, La Farola y el puerto, años sesenta

La Malagueta, La Farola y el puerto, años sesenta

Pero… ¿por qué la conocemos por Farola y no por faro?

La Farola es el único faro femenino de las costas peninsulares (en España existe otra farola, en Tenerife). Los malagueños la llamamos así de forma cariñosa, acostumbrados a apodar todo elemento que aparece en el entorno. El nombrarla con nombre femenino es por la semejanza de la estructura inferior a las faldas de un traje de faralaes. Hay leyendas populares que cuentan que todos los faros están enamorados de ella, La Farola, de la Dama de la Malagueta.

farola

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s