Siente la Pasión de Málaga I. Historias.

A punto de llegar el Domingo de Ramos, hemos decidido escribir sobre la semana grande de Málaga. En nuestra tierra, la Semana Santa es una de las fechas más esperadas por todos los malagueños, mezcla de tradición, arte y cultura engalanan nuestras calles para recibir a nuestras imágenes más queridas. Una semana de mucha historia, que con devoción los hombres mecen su trono, las imagenes que anualmente se encuentran con el pueblo son acompañadas por las bandas de música, y a menudo se asoman artistas malagueños a las ventanas para cantarles saetas a cada imagen.

Nuestras tradiciones y esculturas son antiquísimas, aunque hubo muchas de ellas que desparecieron debido a la “quema de conventos” que sacudió la ciudad durante los días 10 y 13 de mayo de 1931. En estos días se quemaron gran parte del patrimonio religioso, artístico, cultural e histórico de Málaga. Parroquias, iglesias y conventos como Nuestra Señora de la Merced, San Felipe Neri, Santo Domingo, el Colegio Hermanos Maristas, ermita de la Zamarrilla, el colegio San José de la Montaña o la iglesia de Santos Mártires fueron incendiados entre otros muchos, y aunque algunos fueron reconstruidos desde sus propios cimientos salvándose, hubo otros que desaparecieron totalmente. Entre las numerosas obras que se convirtieron en llamas citamos las magníficas esculturas del “Cristo de la Buena Muerte” y la “Virgen de Belén”, ambas obras del imaginero Pedro de Mena; la imagen de “Jesús orando en el Huerto” de Fernando Ortiz; así como la imagen del Nazareno , conocido como “El Chiquito” de la Hermandad perchelera de la Misericordia, también de Pedro de Mena, que fue quemado en una hoguera de la Plaza de la Merced.

Éste hecho atroz es una de las razones por las que nuestros cristos y vírgenes son tan característicos y esconden tanta leyenda detrás de la imagen.

Plaza de la Merced, con la antigua iglesia desaparecida

Plaza de la Merced, con la antigua iglesia desaparecida

Iglesia de Santiago tras el incendio

Iglesia de Santiago tras el incendio

Con este breve resumen de historia, podremos entender mejor la historia o leyenda que hay detrás de cada imagen malagueña. Podemos empezar citando la historia de María Santísima de las Penas, que realizó su primera salida la tarde del Lunes Santo de 1943 desde la Capilla de San José (Calle Granada). Aunque debió salir la primera por el recorrido oficial, una serie de inconvenientes originaron que desfilase la última. La cofradía tenía previsto vestir a la dolorosa de blanco con manto negro, pero debido a los duros momentos económicos de la postguerra, se procesionó con un manto hecho de flores de manera provisional.

María Santísima de las Penas

María Santísima de las Penas

En 1948 procesionando ya con el Santísimo Cristo de la Agonía, la Virgen salió por primera vez en Martes Santo y lució un manto de azahar, pues el que estaba siendo confeccionado por las monjas no estaba aún acabado. En 1949 la cofradía ya vistió a la imagen con la nueva vestimenta, donde la prensa se hicieron eco de la magnífica obra de arte y llamó la atención el manto bordado en oro sobre terciopelo verde. Pero al año siguiente la Directiva se vio obligada a reunirse para tratar el tema del manto, pues hubo mucho descontento por parte de los malagueños con el tremendo cambio. Tras ganar en votaciones los partidarios al manto de flores, en la Semana Santa de 1950 se levantó bastante expectación por ver a la Virgen de las Penas con el manto de flores. Desde entonces la Dolorosa ha lucido el manto con diferentes diseños, y los malagueños la llaman cariñosamente “la del manto de flores”.

Reciente manto de flores que la Virgen lució en una salida procesional

Reciente manto de flores que la Virgen lució en una salida procesional

Por el malagueño barrio de la Trinidad, nos encontramos la Cofradía del Cautivo, que fue fundada en 1934 por un grupo de jóvenes de Acción Católica del barrio tras los sucesos del 11 y 12 de mayo de 1931, con el motivo de dar culto a la imagen mariana de la Virgen de la Trinidad, cuyo nombre se atribuiría en honor a su barrio. Adquirieron la Dolorosa por un precio de 200 pesetas a un vecino que logró salvarla de la quema y, que con miedo a que volviese a estallar la atrocidad, la escondería junto con otras imágenes en una carnicería que regentaba en la calle Trinidad la noche del 19. Según historiadores la escultura, de autor desconocido, data del siglo XVIII.

Primeras fotos de la Virgen de la Trinidad en procesión

Primeras fotos de la Virgen de la Trinidad en procesión

En 1937 reorganizando la hermandad, hubo una modificación de los estatutos: la convirtieron en cofradía pasionista y aportaron la idea de añadir un cotitular a la cofradía, que recibiría el nombre de Jesús Cautivo en recuerdo a todos los que sufrieron el cautiverio durante la Guerra Civil. La talla, realizada por José Carrasco Castilla, costó 2000 pesetas que fue recaudado por suscripción popular. Una vez llegada la imagen a la ciudad, fue puesta a dictamen de la Comisión de Arte Sacro, el informe dado no fue positivo, al considerarse la escultura de escaso interés artístico, así como presentaba la desnudez de Nuestro Padre Jesús Cautivo fue el argumento para rechazarlo. El Obispado puso como condición la necesidad de vestir a la imagen para que la talla fuese bendecida y la cofradía, con tal informe, aceptó la recomendación. El cofrade Francisco Ortega Carrasco, que trabajaba en la fábrica de tejidos Modestos Escobar, obtuvo unos metros de tela de color entre blanco y marfil; con ella, su esposa realizó la primera túnica que lució Jesús Cautivo el día de su bendición, celebrada el 19 de marzo de 1939.

Nuestro Padre Jesús Cautivo

Nuestro Padre Jesús Cautivo

A los pocos meses la nueva cofradía es admitida como miembro de la Agrupación de Cofradías, y se le asigna el Lunes Santo para su salida procesional, realizó el primer desfile la imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo en 1940, la razón por la que sólo procesionó el Cristo fue de índole económica. Al siguiente año, en 1941, la Virgen de la Trinidad acompaña por primera vez, a su hijo Cautivo.

Jesús Cautivo y María Santísima de la Trinidad en uno de sus espectaculares traslados

Jesús Cautivo y María Santísima de la Trinidad en uno de sus espectaculares traslados

En 1931, en pleno apogeo con la quema de conventos, un muchacho llamado Francisco Sánchez Segarra entró en la Iglesia de Santo Domingo y entre tanto escombro vio una cabeza tirada en el suelo. Sin pensárselo más, la cogió y la protegió envolviéndola con mantas. Temiendo por salir a la calle y que descubrieran que guardaba la cabeza, la escondió en una droguería situada en el mismo recinto de la iglesia. El muchacho, con la ayuda de su amigo Antonio Cerrillo (ambos fallecidos) depositaron la cabeza de María Santísima de la Esperanza en unas cajas de jabón.
No corrían buenos tiempos en Málaga, pues con la II República había inestabilidad y corría un fuerte sentimiento antirreligioso, por lo tanto, decidieron no decir dónde fue escondida la talla. Tres meses después del histórico suceso, los archicofrades daban ya por perdida su sagrada imagen, pero Francisco al escuchar una charla sobre dicha imagen entre el propietario de Félix Sáenz y Ramón García de las Peñas corrió a contarle que la talla no había sido perdida, y directamente los condujo al almacén dónde se encontraba la venerada imagen.

Cabeza de la sagrada imagen de la Esperanza que fue hallada entre los escombros de Santo Domingo

Cabeza de la sagrada imagen de la Esperanza que fue hallada entre los escombros de Santo Domingo

 

La imagen tallada por Mariano Benlliure

La imagen tallada por Mariano Benlliure

A partir de ese instante, la cofradía comenzó a reorganizarse para recuperar la imagen del Cristo que no corrió la misma suerte que la talla de la Esperanza, y fue desaparecido entre las llamas. La Archicofradía del Paso se pone en contacto con el escultor Mariano Benlliure y le encarga la nueva imagen que sustituyera a la desaparecida. Unos días antes de Semana Santa de 1940 llega la escultura a Málaga (junto a la imagen del cristo Crucificado que le encarga la cofradía de La Expiración al ver el resultado del Nazareno del Paso). Una vez reunidos los cotitulares de la cofradía, vuelven a pasearse por las calles cada jueves santo, encontrándose con su pueblo malagueño que los reciben con devoción y mucho amor aún en nuestros tiempos.

Preciosa estampa de los titulares de la cofradía

Preciosa estampa de los titulares de la cofradía

Si entramos en el antiguo barrio del Perchel, encontramos la Cofradía de la Humillación, cuya imagen fue otra de las tantas perdidas en el período de Guerra. El verano de 1939 la cofradía intenta reorganizarse y logra que sea bendecida la imagen del Señor de la Humillación el Sábado de Pasión de 1941, procesionándose ese mismo año.  Pero los hermanos no estaban totalmente satisfechos con la talla, y deciden encargar de nuevo a Palma Burgos una segunda talla. Una vez finalizada y teniendo la aprobación de todos los hermanos, se bendice en 1942 también el Sábado de Pasión, el mismo año que se da a conocer la nueva incorporación de María Santísima de la Estrella, que procesionaría un año más tarde junto a su hijo.

estrella humillacion

La primera escultura de la Virgen fue cedida por la familia Souviron Utrera, se trata de una obra malagueña anónima del siglo XVIII, cuyo cambio solo sufrió el de las manos; las originales eran entrelazadas y las sustituyó el imaginero Andrés Cabello Requena en 1958 con unas manos abiertas. El primer año que desfiló lo hizo vestida de blanco con el manto de la Patrona de Málaga, Santa María de la Victoria, y sobre este manto se escribieron 12 nombres de malagueños fallecidos en la División Azul. Posteriormente se bordaría un manto azul con detalles en oro y siendo sustituidos los nombres por estrellas.

Traslado de las dos imágenes de la cofradía

Traslado de las dos imágenes de la cofradía

 

Éste solo es un pequeño ejemplo de las historias que podemos encontrarnos detrás de nuestras imágenes, no podríamos acabar de contar historias y detalles de todas y cada una de las tallas de las más de cuarenta cofradías que desfilan en la semana de pasión malagueña; todas teniendo su encanto y su historia secreta. Es por ello, que Siente Málaga, aunque en este post sólo haya citado estas cofradías, más adelante seguirá contando más leyendas de otras cofradías…

 

Anuncios

Un pensamiento en “Siente la Pasión de Málaga I. Historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s