Siente la Pasión de Málaga II. Leyendas.

Con estas fechas y continuando el anterior post, vamos a seguir conociendo nuestra Semana Santa. Cambiando un poco el orden anterior con las historias que ocurrieron a partir de los trágicos sucesos en 1931, podemos mencionar otras leyendas ocurridas algunas en épocas anteriores. Historias llenas de encanto y magia, que nos hacen ver que las imagenes que recorren las calles malagueñas son especiales y únicas.

Pollinica pasando por la Alameda

Pollinica pasando por el Alameda

Legionarios portando al Cristo de la Buena Muerte

Legionarios portando al Cristo de la Buena Muerte

Podríamos empezar con una leyenda que dicen que sucedió durante el reinado de Carlos III en nuestro país. Una epidemia azotó Málaga, el pánico estaba extendido y las autoridades prohibieron que los malagueños se reuniesen en lugares públicos por miedo a que se extendiese más aún. Esta prohibición también afectaba a las iglesias que echaron cerrojo durante un tiempo, coincidiendo con Semana Santa, aquel año no pudieron procesionar.

En aquellos tiempos la cárcel se encontraba en la Plaza de la Constitución (antigua Plaza de las Cuatro Calles). Al llegar la noticia a los oídos de los presos, y viendo que ese año Nuestro Padre Jesús “El Rico” no desfilaría por las calles de Málaga, solicitaron permiso al corregidor para sacar el trono, comprometiendo sus vueltas a la cárcel en cuando acabase. Obviamente la respuesta fue negativa, lo que enfurecieron a los presos. El día en que la imagen debía encontrarse con el pueblo de Málaga, los presos consiguieron burlar la seguridad, se dirigieron al Convento de San Francisco donde se veneraba la imagen y lo llevaron a hacer el recorrido procesional en el más estricto silencio. Todos, sorprendidos con el acto y la actitud de los hombres, éstos volvieron a la cárcel sin faltar uno sólo, como prometieron en un principio. El rey, informado del acontecimiento, le dio a la Cofradía “El Rico” el privilegio de que cada Semana Santa librase un penado durante su estación penitencial.

En 1976, el Rey Don Juan Carlos I, renovó el privilegio de Liberación de un preso cada Miércoles Santo, y aún hoy éste hecho es uno de los que más conmueve en nuestra Semana Santa.

Preso liberado y  El Rico en plena procesión

Preso liberado y El Rico en plena procesión

 

Tras ésta conocida leyenda, nos vamos a otra con mucho encanto que nos llega a nuestros tiempos gracias al escritor malagueño Diego Vázquez Otero. Nos cuenta que hubo un  día que saltó una borrasca estando unos pescadores en el mar, y empujó la jábega mar adentro. Los pescadores con tan tremenda tormenta perdieron la vista de la playa y el monte. El patrón, aún siendo un gran profesional en estos trabajos no podía controlar la embarcación, a la cual cubrían las olas de forma tenebrosa, con un cielo lleno de nubarrones que hacían temblar de miedo a los marineros. Pasando por momentos dramáticos, los hombres imploraron la misericordia de Dios y el perdón divino, negándose a morir como buenos cristianos. Tras horas de pánico, entre las nubes se abrió un rayo de sol enfocando un punto de las aguas revueltas, donde flotaba la talla de un Cristo Crucificado. El patrón, con gran esfuerzo, se dirigía hacia la imagen, y mientras la jábega se acercaba poco a poco la tormenta disminuía hasta quedar el mar totalmente sereno. Los marineros, dando gracias al cielo por el favor, recogieron la imagen contemplando cómo la herida del costado de Jesús brotaba la sangre lentamente.

Al llegar a tierra firme, y reencontrarse los marineros con sus familiares, al principio no comprendían qué les ocurrió a los marineros, y pensaron que traían a un hombre herido hacia ellos, pero al comprobar que se trataba de una escultura de Jesús crucificado brotando sangre del divino costado, todos cayeron de rodillas ante el milagro.

El escritor nos cuenta que los hombres trasladaron al Santísimo Cristo de la Sangre a una ermita cercana existente entre el Cerro de San Cristóbal y del monte Gibralfaro en donde se establecía por aquel entonces la Orden de la Merced.

Preciosa imagen de nuestro Santísimo Cristo de la Sangre

Preciosa imagen de nuestro Santísimo Cristo de la Sangre

 

Con el olor a mar que nos deja esta historia, nos dirigimos al barrio de la Trinidad, a una encantadora historia de amor sucedida a mediados del siglo XIX. Cristóbal Ruiz, era un bandolero nacido en Igualeja más conocido como Zamarrilla. El bandolero dirigía una cuadrilla de ladrones con delitos en la Serranía de Ronda, la Costa malagueña y la propia capital.

Fugándose de la justicia en Málaga, Zamarrilla encontró una capilla presidida por una Dolorosa trinitaria. En plena persecución el bandolero se refugió bajó su manto, los guardias entraron y buscaron por todos los rincones saliendo decepcionados sin haber encontrado ni rastro del bandolero. Tras un largo tiempo escondido, salió asegurándose que ya no corría peligro, quiso agradecer a la Virgen su ayuda pero como no llevaba nada de valor, cortó una rosa blanca y se la clavó con su puñal en el pecho. La flor quedó prendida en la imagen, pero es entonces cuando Zamarrilla con miedo contempló cómo la rosa iba tiñendo lentamente de sangre.

ermita

Sorprendido el bandolero, pensó que la Virgen se había convertido en humana, viendo que no era así, pero que la flor instantes antes era blanca y se había cubierto de sangre hasta convertirse en una rosa roja, Zamarrilla cayó arrepentido con el milagro. Sintiendo un amor grandísimo por aquella virgen, ingresó el resto de sus días en un convento cercano de la ermita de María Santísima de la Amargura, y todos los años en el aniversario del milagro, el bandolero bajaba por el antiguo camino de Antequera hasta el oratorio de la Señora para regalarle una rosa roja que depositaba en sus pies de las que él mismo cultivaba en su pequeño huerto.

Una tarde, Zamarrilla cumpliendo su promesa anual fue atacado por unos salteadores que al no encontrar ningún objeto de valor en el fraile, lo apuñalaron hasta darle muerte. Extrañados al día siguiente en su comunidad por la tardanza del fraile salieron en su busca. Hallaron el cuerpo de Zamarrilla, todo ensangrentado en medio del camino con una rosa entre sus manos, que había cambiado de color rojo por un color blanco resplandeciente.

María Santísima de la Amargura

María Santísima de la Amargura

 

Sabiendo leyendas de justicia, marineros y amor, en nuestra Semana Santa también encontramos una historia de perdón a un soldado que ocurre en el siglo XVII. Un arcabucero (soldado en los ejércitos de Flandes) con miedo de morir en los combates fue a confesar sus pecados a un fraile Mercedario. Entre todos sus pecados había uno de tal gravedad que no pudo obtener la absolución, mandándole el fraile a acudir a Roma para que el papa lo absolviera.

El soldado español, ante la imposibilidad de viajar hasta Roma a ver al papa, se postró ante los pies de la imagen de Jesús Nazareno de Viñeros y llorando arrepentido, pidió perdón por aquel pecado que le perseguía en el alma. Al mirar hacia el rostro de la imagen, pudo ver cómo el Cristo separando el brazo derecho de la Cruz, le daba la bendición absolutoria. Los sollozos atrajeron a los Padres Mercedarios que admiraron aquel prodigio. Desde aquel entonces, el brazo nunca volvió a su posición original, y corriendo la noticia por la ciudad, los feligreses acudieron a ver el acontecimiento.

Arcabucero acompañando al Cristo en procesión

Arcabucero acompañando al Cristo en procesión

A raíz de que sucediese el milagro los Tercios que habitualmente estaban en Málaga comenzaron a acompañar a la hermandad de Viñeros.

viñeros

 

Son muchas las historias que esconden las cofradías entre tantas imágenes, como la historia de nuestra Virgen de ojos verdes. Cuenta la gente que allá en la Semana Santa de 1926, la Cofradía del puente del Cedrón procesionaba por primera vez con la nueva Virgen donada por Antonio Domínguez Silva. Cuando Nuestra Señora de los Dolores (llamada así por aquel entonces) recorría por las calles, alguien le arrojó palomas y flores en señal de cariño y devoción. Volaron las palomas perdiéndose en el cielo malagueño, pero una se posó en las manos de la imagen, y por más vaivenes que dio el trono no se marchó. Los malagueños no perdían la vista del animal esperando que alzase el vuelo pero, como un penitente más llego al encierro junto a la Virgen.

En la misma iglesia donde salía la imagen en aquella época, se veneraba otra Virgen con la advocación de los Dolores. Los hermanos pensando que tendrían que cambiarle el nombre para no tener dos imágenes llamándose igual, un joven, habiendo asistido al suceso ocurrido con la paloma, dijo que la Virgen entró el año anterior con una paloma entre sus manos, y aquello debió ser una señal por la que ella mismo eligió llamarse así. El resto del comité le pareció una excelente idea y fue aprobada por votación que Nuestra Señora de los Dolores recibiese la advocación de María Santísima de la Paloma.

paloma

 

Como podemos apreciar, son muchos los relatos que se van contado de abuelos a nietos durante muchas décadas, y que hoy nos llega así. Inicialmente decíamos en el anterior post, que son más de 40 cofradías malagueñas, cada una de ellas llenas de historia y encanto, pero nos sería imposible resumir todos los secretos de las imágenes que pasearan estos días por nuestras calles. Por esa razón, sólo hemos citado a una mínima parte de ellas, pero insistiendo, que este post seguirá abierto para seguir contando las antiguas leyendas, historias, curiosidades y anécdotas que existe en nuestras tan veneradas imágenes.

Nuestro Padre Jesús de la Columna (Gitanos)

Nuestro Padre Jesús de la Columna (Gitanos)

Con todo nuestro respeto, cariño y devoción a la Semana de Pasión de Málaga.

Siente Málaga.

Devoción del pueblo al Cautivo pasando por el Puente de la Aurora

Devoción del pueblo al Cautivo pasando por el Puente de la Aurora

 

Anuncios

Siente la Pasión de Málaga I. Historias.

A punto de llegar el Domingo de Ramos, hemos decidido escribir sobre la semana grande de Málaga. En nuestra tierra, la Semana Santa es una de las fechas más esperadas por todos los malagueños, mezcla de tradición, arte y cultura engalanan nuestras calles para recibir a nuestras imágenes más queridas. Una semana de mucha historia, que con devoción los hombres mecen su trono, las imagenes que anualmente se encuentran con el pueblo son acompañadas por las bandas de música, y a menudo se asoman artistas malagueños a las ventanas para cantarles saetas a cada imagen.

Nuestras tradiciones y esculturas son antiquísimas, aunque hubo muchas de ellas que desparecieron debido a la “quema de conventos” que sacudió la ciudad durante los días 10 y 13 de mayo de 1931. En estos días se quemaron gran parte del patrimonio religioso, artístico, cultural e histórico de Málaga. Parroquias, iglesias y conventos como Nuestra Señora de la Merced, San Felipe Neri, Santo Domingo, el Colegio Hermanos Maristas, ermita de la Zamarrilla, el colegio San José de la Montaña o la iglesia de Santos Mártires fueron incendiados entre otros muchos, y aunque algunos fueron reconstruidos desde sus propios cimientos salvándose, hubo otros que desaparecieron totalmente. Entre las numerosas obras que se convirtieron en llamas citamos las magníficas esculturas del “Cristo de la Buena Muerte” y la “Virgen de Belén”, ambas obras del imaginero Pedro de Mena; la imagen de “Jesús orando en el Huerto” de Fernando Ortiz; así como la imagen del Nazareno , conocido como “El Chiquito” de la Hermandad perchelera de la Misericordia, también de Pedro de Mena, que fue quemado en una hoguera de la Plaza de la Merced.

Éste hecho atroz es una de las razones por las que nuestros cristos y vírgenes son tan característicos y esconden tanta leyenda detrás de la imagen.

Plaza de la Merced, con la antigua iglesia desaparecida

Plaza de la Merced, con la antigua iglesia desaparecida

Iglesia de Santiago tras el incendio

Iglesia de Santiago tras el incendio

Con este breve resumen de historia, podremos entender mejor la historia o leyenda que hay detrás de cada imagen malagueña. Podemos empezar citando la historia de María Santísima de las Penas, que realizó su primera salida la tarde del Lunes Santo de 1943 desde la Capilla de San José (Calle Granada). Aunque debió salir la primera por el recorrido oficial, una serie de inconvenientes originaron que desfilase la última. La cofradía tenía previsto vestir a la dolorosa de blanco con manto negro, pero debido a los duros momentos económicos de la postguerra, se procesionó con un manto hecho de flores de manera provisional.

María Santísima de las Penas

María Santísima de las Penas

En 1948 procesionando ya con el Santísimo Cristo de la Agonía, la Virgen salió por primera vez en Martes Santo y lució un manto de azahar, pues el que estaba siendo confeccionado por las monjas no estaba aún acabado. En 1949 la cofradía ya vistió a la imagen con la nueva vestimenta, donde la prensa se hicieron eco de la magnífica obra de arte y llamó la atención el manto bordado en oro sobre terciopelo verde. Pero al año siguiente la Directiva se vio obligada a reunirse para tratar el tema del manto, pues hubo mucho descontento por parte de los malagueños con el tremendo cambio. Tras ganar en votaciones los partidarios al manto de flores, en la Semana Santa de 1950 se levantó bastante expectación por ver a la Virgen de las Penas con el manto de flores. Desde entonces la Dolorosa ha lucido el manto con diferentes diseños, y los malagueños la llaman cariñosamente “la del manto de flores”.

Reciente manto de flores que la Virgen lució en una salida procesional

Reciente manto de flores que la Virgen lució en una salida procesional

Por el malagueño barrio de la Trinidad, nos encontramos la Cofradía del Cautivo, que fue fundada en 1934 por un grupo de jóvenes de Acción Católica del barrio tras los sucesos del 11 y 12 de mayo de 1931, con el motivo de dar culto a la imagen mariana de la Virgen de la Trinidad, cuyo nombre se atribuiría en honor a su barrio. Adquirieron la Dolorosa por un precio de 200 pesetas a un vecino que logró salvarla de la quema y, que con miedo a que volviese a estallar la atrocidad, la escondería junto con otras imágenes en una carnicería que regentaba en la calle Trinidad la noche del 19. Según historiadores la escultura, de autor desconocido, data del siglo XVIII.

Primeras fotos de la Virgen de la Trinidad en procesión

Primeras fotos de la Virgen de la Trinidad en procesión

En 1937 reorganizando la hermandad, hubo una modificación de los estatutos: la convirtieron en cofradía pasionista y aportaron la idea de añadir un cotitular a la cofradía, que recibiría el nombre de Jesús Cautivo en recuerdo a todos los que sufrieron el cautiverio durante la Guerra Civil. La talla, realizada por José Carrasco Castilla, costó 2000 pesetas que fue recaudado por suscripción popular. Una vez llegada la imagen a la ciudad, fue puesta a dictamen de la Comisión de Arte Sacro, el informe dado no fue positivo, al considerarse la escultura de escaso interés artístico, así como presentaba la desnudez de Nuestro Padre Jesús Cautivo fue el argumento para rechazarlo. El Obispado puso como condición la necesidad de vestir a la imagen para que la talla fuese bendecida y la cofradía, con tal informe, aceptó la recomendación. El cofrade Francisco Ortega Carrasco, que trabajaba en la fábrica de tejidos Modestos Escobar, obtuvo unos metros de tela de color entre blanco y marfil; con ella, su esposa realizó la primera túnica que lució Jesús Cautivo el día de su bendición, celebrada el 19 de marzo de 1939.

Nuestro Padre Jesús Cautivo

Nuestro Padre Jesús Cautivo

A los pocos meses la nueva cofradía es admitida como miembro de la Agrupación de Cofradías, y se le asigna el Lunes Santo para su salida procesional, realizó el primer desfile la imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo en 1940, la razón por la que sólo procesionó el Cristo fue de índole económica. Al siguiente año, en 1941, la Virgen de la Trinidad acompaña por primera vez, a su hijo Cautivo.

Jesús Cautivo y María Santísima de la Trinidad en uno de sus espectaculares traslados

Jesús Cautivo y María Santísima de la Trinidad en uno de sus espectaculares traslados

En 1931, en pleno apogeo con la quema de conventos, un muchacho llamado Francisco Sánchez Segarra entró en la Iglesia de Santo Domingo y entre tanto escombro vio una cabeza tirada en el suelo. Sin pensárselo más, la cogió y la protegió envolviéndola con mantas. Temiendo por salir a la calle y que descubrieran que guardaba la cabeza, la escondió en una droguería situada en el mismo recinto de la iglesia. El muchacho, con la ayuda de su amigo Antonio Cerrillo (ambos fallecidos) depositaron la cabeza de María Santísima de la Esperanza en unas cajas de jabón.
No corrían buenos tiempos en Málaga, pues con la II República había inestabilidad y corría un fuerte sentimiento antirreligioso, por lo tanto, decidieron no decir dónde fue escondida la talla. Tres meses después del histórico suceso, los archicofrades daban ya por perdida su sagrada imagen, pero Francisco al escuchar una charla sobre dicha imagen entre el propietario de Félix Sáenz y Ramón García de las Peñas corrió a contarle que la talla no había sido perdida, y directamente los condujo al almacén dónde se encontraba la venerada imagen.

Cabeza de la sagrada imagen de la Esperanza que fue hallada entre los escombros de Santo Domingo

Cabeza de la sagrada imagen de la Esperanza que fue hallada entre los escombros de Santo Domingo

 

La imagen tallada por Mariano Benlliure

La imagen tallada por Mariano Benlliure

A partir de ese instante, la cofradía comenzó a reorganizarse para recuperar la imagen del Cristo que no corrió la misma suerte que la talla de la Esperanza, y fue desaparecido entre las llamas. La Archicofradía del Paso se pone en contacto con el escultor Mariano Benlliure y le encarga la nueva imagen que sustituyera a la desaparecida. Unos días antes de Semana Santa de 1940 llega la escultura a Málaga (junto a la imagen del cristo Crucificado que le encarga la cofradía de La Expiración al ver el resultado del Nazareno del Paso). Una vez reunidos los cotitulares de la cofradía, vuelven a pasearse por las calles cada jueves santo, encontrándose con su pueblo malagueño que los reciben con devoción y mucho amor aún en nuestros tiempos.

Preciosa estampa de los titulares de la cofradía

Preciosa estampa de los titulares de la cofradía

Si entramos en el antiguo barrio del Perchel, encontramos la Cofradía de la Humillación, cuya imagen fue otra de las tantas perdidas en el período de Guerra. El verano de 1939 la cofradía intenta reorganizarse y logra que sea bendecida la imagen del Señor de la Humillación el Sábado de Pasión de 1941, procesionándose ese mismo año.  Pero los hermanos no estaban totalmente satisfechos con la talla, y deciden encargar de nuevo a Palma Burgos una segunda talla. Una vez finalizada y teniendo la aprobación de todos los hermanos, se bendice en 1942 también el Sábado de Pasión, el mismo año que se da a conocer la nueva incorporación de María Santísima de la Estrella, que procesionaría un año más tarde junto a su hijo.

estrella humillacion

La primera escultura de la Virgen fue cedida por la familia Souviron Utrera, se trata de una obra malagueña anónima del siglo XVIII, cuyo cambio solo sufrió el de las manos; las originales eran entrelazadas y las sustituyó el imaginero Andrés Cabello Requena en 1958 con unas manos abiertas. El primer año que desfiló lo hizo vestida de blanco con el manto de la Patrona de Málaga, Santa María de la Victoria, y sobre este manto se escribieron 12 nombres de malagueños fallecidos en la División Azul. Posteriormente se bordaría un manto azul con detalles en oro y siendo sustituidos los nombres por estrellas.

Traslado de las dos imágenes de la cofradía

Traslado de las dos imágenes de la cofradía

 

Éste solo es un pequeño ejemplo de las historias que podemos encontrarnos detrás de nuestras imágenes, no podríamos acabar de contar historias y detalles de todas y cada una de las tallas de las más de cuarenta cofradías que desfilan en la semana de pasión malagueña; todas teniendo su encanto y su historia secreta. Es por ello, que Siente Málaga, aunque en este post sólo haya citado estas cofradías, más adelante seguirá contando más leyendas de otras cofradías…

 

El origen de la Pensión La Mundial, edificio emblemático que debemos proteger

Últimamente nos sonará mucho el edificio La Mundial, pero ¿realmente qué es La Mundial?  Situada en el número 1 de la plaza Hoyo de Esparteros, es conocida así por el negocio que ahora mismo lleva el edificio con el cartel Pensión La Mundial.

La mundial 5

Lo que desafortunadamente no conocemos es el origen de este interesante edificio.  Se trata de una obra del importantísimo arquitecto malagueño Eduardo Strachan Viana-Cárdenas, autor también de los edificios de calle Larios, el pabellón psiquiátrico del Hospital Civil, el panteón de la familia de Larios y numerosos chalés de La Caleta. Fue construido en 1894, con estilo decimonónico malagueño, por orden de Isabel Loring Heredia descendiente  de las familias más destacadas de la industria malagueña, casada con el bibliófilo Ricardo Heredia Livermore y condesa de Benahavís.

La mundial

Strachan, años antes de este encargo recibió los proyectos de construir las manzanas de la calle más importante de la ciudad. El arquitecto, ante la importancia del nuevo proyecto de la condesa siguió el modelo de los edificios ya edificados en Larios, con las esquinas redondeadas (para poder así tener más visibilidad para cruzar con los carruajes y automóviles de la época) y destacando los cierres de madera. Además, el edificio consta con detalles de aceros y fundiciones utilizadas, donde aún se pueden apreciar sellos, que no son si no de Manuel Agustín Heredia, su suegro.

La mundial 3

La plaza Hoyo de Esparteros llegó a convertirse en una zona residencial importante, con vecinos de apellidos como Ruiz Picasso, Strachan, Heredia, Grund y Huelin entre otros.

La mundial 4

Sabiendo un poco más de la historia de este emblemático edificio, desde Siente Málaga queremos también solidarizarnos ante las amenazas de la posible demolición del edificio. El Ayuntamiento de Málaga no ha ido manteniendo el edificio con el paso de los años, y actualmente se encuentra muy deteriorado, pero gracias a la ciudadanía se ha ido logrando a través de manifestaciones y recogidas de firmas frenar su demolición y la venta del solar para construir un hotel de 10 plantas. Pero los últimos temporales sufridos en la ciudad semanas atrás han provocado que la demolición del edificio vuelva a estar en boca de todos, tras sufrir desprendimientos en la fachada, haciendo saltar las alarmas que vienen sucediendose en los últimos años.

Con este post denunciamos e intentamos concienciar a los malagueños para que sigamos luchando por lo que es nuestro, y juntos podamos proteger este edificio, símbolo de lo que un día fue Málaga. No podemos seguir destruyendo edificios de épocas pasadas, nuestra ciudad posee un Patrimonio importantísimo, y somos nosotros los que debemos protegerlo. Siente Málaga concienciada con su Historia, su Patrimonio, su Arte, su Gente, sus Rincones… Protesta y se manifiesta en voz alta, para que llegue a todos nuestros vecinos “SALVEMOS LA MUNDIAL”

La mundial 2

Una ruta por la ciudad: Cafés y Bodegas.

Como ya sabemos, Málaga alberga muchos rincones llenos de historia y leyendas populares; paseando por Málaga, encontramos lugares llenos de tradición, arte, gastronomía, y en algunos casos, libertad. Por suerte, aún conservamos algunos de estos lugares, en cambio, de otros sólo nos quedan sus recuerdos y fotografías.

Plaza de la Constitución

El Café de Chinitas fue el segundo café teatro más importante de la ciudad. Fue tan grande su popularidad, que el pasaje donde se localizaba le debe su nombre al mismo, “Pasaje Chinitas”. Era un pequeño local, con un escenario y seis palcos a los lados. Actuaron artistas como Antonio Chacón, La Juana, Manolo Caracol, Cojo de Málaga, Juanito Valderrama, Marchena, o el malagueño más conocido: Juan Breva. Se dice, que en este mismo lugar fue donde Juan Breva (llamado realmente Antonio Ortega, quien cambió el nombre artísticamente por su abuelo paterno que vendía frutas y atraía a los clientes cantando) impulsó las Malagueñas y Verdiales, creando su propio flamenco, acompañando su canto tocando él mismo la guitarra. La fama del lugar ha trascendido gracias a los versos populares de Federico García Lorca:

En el Café de Chinitas

dijo Paquiro a su hermano:

“Soy más valiente que tú,

más torero y más gitano”.

Café Munich

Pasando por la actual Canasta, encontramos lo que anteriormente fue conocido como Café Munich. Este local, que antes de ser Café fue barbería, es reconvertido por un señor al que llamaban “Garbancito”. Cuentan que a este señor le tocó un premio de la lotería de la ciudad de México. El Munich abrió sus puertas en 1903, un local que se caracterizó por la seriedad ambiental en muy poco espacio del local. Eran frecuentes las tertulias de comerciantes, industriales y artistas de la zona sobre flamenco y toros. Entre su menú, destacaban los caldos y los pajaritos, pero sobre todo por la cerveza que servían, de la mejor calidad de la época. Fue en este Café donde se celebró el centenario del Romanticismo.

Café Suizo

El Café Suizo estaba situado en la esquina de la Plaza de la Constitución, esquina con la calle Santa María. Era un café-cantante, la clientela que acudía era bastante variada: campesinos, tratantes de aceites, comerciantes y sobre todo carniceros. Fue algo así como el lugar para todos los malagueños, se dedicasen a lo que se dedicasen. Aunque no se sabe con exactitud su fecha de apertura, se sabe que en 1910 ya existía, en la misma acera estaba también el Café Munich. El fundador fue un extranjero suizo; de donde adoptó el nombre del Café. Pasado un tiempo no quiso saber más del negocio y se lo cedió a sus empleados. Tras la guerra civil fue cuando el Café Central apareció, compraría poco a poco los tres Cafés que estaban pegados en la “Plaza de José Antonio Primo de Rivera” (actual Plaza de la Constitución), hasta unirlos finalmente en 1954.

El Café Central, es de las cafeterías más tradicionales que aún se conservan. Fue en éste mismo lugar donde nació la forma tan malagueña de pedir los cafés (como en el post anterior escribimos https://sientemalaga.wordpress.com/2013/06/17/la-historia-de-forma-de-pedir-cafes/ ). Muchos de nuestros mayores todavía recuerdan cuando el Café Central cerraba sólo una hora de madrugada para limpiar y volver a abrir nuevamente sus puertas para servir cafés a todos los trabajadores malagueños.

El Café de la Loba fue uno de los más antiguos de la ciudad. En su primera planta tenían billares y carambolas,muy al gusto de los malagueños de la época para que pasasen un buen rato entre tertulias y amigos; y en la planta de abajo, multiples espejos en las paredes, lo que aún la hacían ver más grande y lujosa. El café perduró hasta principios del siglo XX. Posteriormente aparecería el Marqués Mendez Nuñez para comprarlo, cerrarlo y construir este edificio.

Edificio del Marqués Méndez Nuñez

Donde ahora situamos la tienda Tintoretto de la Plaza de la Constitución, estuvo el Café de las Españas, donde nace la primera tertulia taurina de Málaga. Aficionados y entendedores de esta tradición, pasaban horas y horas charlando.

El Café del Sevillano era el lugar donde se escuchaba el mejor flamenco de Andalucía. Su fama llegó a todo el país, nadie del flamenco se consagraba sin antes haber cantado aquí. Con exactitud no se sabe bien dónde estaba, debido a los cambios que ha sufrido la calle Larios, pero aproximadamente se localizaría en la esquina de la plaza de Las Flores.

El conocido café malagueño Casa Aranda nació en 1932. Don Antonio Aranda viajó desde Alhaurín de la Torre hasta la capital, probando diferentes recetas, hasta que consiguió el mejor churro de Málaga. Era visitado diariamente por escritores, redactores de periódicos y emisoras y periodistas. Estos exquisitos desayunos y meriendas tan típicos malagueños llegaron a conquistar, no sólo a personas de la comunicación, también a amas de casa y trabajadores de fábricas y comerciantes. Mientras él se ocupaba de hacer churros, su hermana se ocupaba de servir café para acompañarlos.  Por aquel entonces el café hecho en una gran olla se vendería a tres “perras chicas” (15 céntimos de peseta) y los churros a chica.

Casa Aranda

El Café Madrid, que data de 1892, abrió sus puertas como confiteria y pequeño salón, aunque poco a poco se ampliaria y llego a ocupar toda la manzana. La ciudad iba evolucionando y cada vez habían más fábricas y negocios alrededor, esto permitió que se convirtiese en un café que no cerraba nunca sus puertas, de tal manera que aprovechaba las salidas y entradas de todos los trabajadores de las fabricas y de los periodistas. Las tertulias de escritores, periodistas y personas de relevancia de Málaga eran comunes. Se convirtió además en cita obligada para actores y público parar en el café, tras acabar las funciones de teatro. El Café Madrid logró sobrevivir milagrosamente a la guerra civil española y a los bombardeos que sufrió la ciudad, pero sufrió desperfectos causados por una bomba que cayó justo en la acera de enfrente de la calle Caldedería.

Café Madrid

A la entrada de calle Granada, nos encontrabamos con el Café de Campos (hoy se encuentra El Patio). Conocido así por los murales pintados en sus techos, ya hoy totalmente perdidos. Fue muy conocido este lugar, pues se convirtió en sede carnavalero, donde los malagueños se tomaban su propia libertad de cantar murgas y pasodobles. Una letrilla contra Cánovas provocó su prohibición.

La Bodega Antigua Casa de Guardia, fue fundada en 1840 por José de la Guardia, caballero español que obtendría mas adelante el título de Gobernador de Segovia a propuesta de la propia Reina Isabel II. Por esta razón, Enrique Navarro compraria el establecimiento, conservando el nombre y ya no dejaría que saliese de su familia, ha sido heredada padre por hijo o por sobrino. La Bodega tuvo como objetivo promocionar y dar a conocer los vinos de Málaga, con las variedades Pedro Ximénez y Moscatel de Alejandría,  del tipo Pajarete trasañejo, dulce trasañejo, Cream, seco añejo y Noble entre otros; en su estado más puro, tanto desde la bodega como desde la taberna situada en la Alameda Principal.  La tradición vinatera ha llegado hasta nuestros días, sirviendose desde la forma original, como su forma de hacer las cuentas con el cliente, con tiza sobre la barra.Cuenta en la barra con tiza

Las bodegas El Pimpi, se localiza frente al Teatro Romano, es quizás el sitio más conocido de Málaga. El edificio Pepa flores firma un barrildonde se encuentra fue convertido en convento, y posteriormente en sala de fiestas, su importancia le viene por haber sido uno de los lugares donde iniciaron su carrera diversas figuras del flamenco, como La Repompa de Málaga. El Pimpi abre sus puertas en 1971, le debe su nombre a un tipo popular de la ciudad que ya se ha perdido: los pimpis. Existieron éstos jóvenes, muy serviciales, que ayudaban a la tripulación de los barcos y a los pasajeros, quienes pronto se convertirían en los primeros guías de la ciudad. Hoy en día, es famoso por las decenas de barriles de vino que lucen dentro del local firmado por conocidos cantantes, bailaores, escritores, pintores, actores… Y como no, por servir los mejores vinos de la tierra, con un ambiente histórico y especialmente malagueño.

         el pimpi

La Rosaleda, el Palacio del Málaga.

El nombre del estadio malagueño proviene de un antiguo campo al que se llamó “Rosaleda Stadium” construido en 1924 sobre los terrenos de una rosaleda, y cuyo graderío de tribuna aún se conserva en el campo de tierra perteneciente a un instituto al lado del estadio.

Obras del estadio

Obras del estadio

El proyecto de construir un nuevo estadio, fue realizado por los arquitectos D. Fernando Guerrero Strachan y D. Enrique Atencia Molina, con un presupuesto de 650.000 pesetas. El día 21 de junio de 1936 se colocaría la primera piedra del estadio, pero debido a la Guerra Civil que azotaba en la época, pasaron cuatro años para comenzar las obras. Este campo sería el que sustituiría al histórico campo malagueño de los Baños del Carmen. Al inundarse éste por un fuerte temporal, La Rosaleda se utilizó por primera vez el 13 de abril de 1941, con un partido oficial entre el CD Malacitano y la AD Ferroviaria de Madrid; en ese primer partido el cuadro local logró una gran victoria por 6-0.

Primera entrada principal

Primera entrada principal

Primer marcador

Primer marcador

La inauguración oficial se produciría el 14 de septiembre de 1941, que coincidía tambien con el estreno de la nueva denominación del fútbol de Málaga. Se produjo una confrontación amistosa ante el Sevilla FC, con victoria del CD Málaga (3-2). El once titular del CD Málaga lo  compuso: Navés, Chales, Montoso, Salazar (Junco), Segura, Mesita, Meri (Tomasín), Díaz, Olivares (Fuentes), Felipe (Rufo) y Doménech.

Equipo que inauguró el estadio

Equipo que inauguró el estadio

El recinto de Martiricos nació con un aforo de 8.000 espectadores, pero sufrió numerosas reformas y ampliaciones con el paso de los años. Destacando la gran remodelación realizada para acoger partidos de la Fase Final del Mundial de Fútbol celebrado en España (1982), en el que la ciudad de Málaga fue sede. La capacidad alcanzó la cifra de 37.000 espectadores, los que pudieron darse cita en la última etapa bajo la denominación de CD Málaga.

Fachada remodelada para el Mundial

Fachada remodelada para el Mundial

En 1994 fue adjudicado al Banco Hipotecario la adquisición del estadio en la primera de las tres subastas previstas por el juzgado. En 1995 se dio a conocer por parte de la Junta de Andalucía la compra del recinto al Banco Hipotecario; este compromiso fue ratificado el 27 de febrero, cuando Junta de Andalucía, Ayuntamiento de Málaga y Diputación Provincial de Málaga aprobaron abonar 350 millones de pesetas, a partes iguales, para ser copropietarios del estadio.

Con la llegada del siglo XXI y el regreso a Primera División se realizó una remodelación de todo el estadio, que duró 7 años. En julio de 2008 la Rosaleda construía sus primeros espacios VIP; meses más tarde el estadio estrenaría un complejo sanitario Málaga Club de Fútbol-Clínicas Rincón, convirtiéndose en uno de los únicos clubes de Europa con un centro médico integrado.

Hoy día, el estadio alberga un total de 30.044 espectadores; y mide 105×68 metros de césped natural; colocándolo dentro de los 15 estadios más grandes del país. La Rosaleda tiene la peculiaridad de albergar una casa en su interior, en un lateral de la puerta 19 (acceso a los aparcamientos)  donde se encuentra una vivienda unifamiliar donde reside el conserje y su familia desde hace varias décadas.

rosaleda actual

Además de La Rosaleda, también queremos hacer mención de la historia de nuestro himno.

La Bombonera nació oficialmente el 10 de agosto de 1973, hasta entonces el Club de la ciudad no había tenido himno en sus 32 años de historia, aunque sí ofrecimientos. “Málaga alirón”, compuesto por Antonio Mata Gómez e interpretado por los Paquiros fue una de las alternativas, pero el consejo colectivo directivo presidido por Rafael Serrano Carvajal lo desechó para decantarse definitivamente por “La Bombonera”.

La letra, de Celeda y Tenorio, estaba interpretada por las voces de la Banda Militar. El pasodoble se ganó los corazones de los aficionados al Club Deportivo Málaga que, ante su desaparición en 1992, no permitieron que uno de sus iconos del malaguismo se extinguiese con la entidad.

En 1994, con el Atlético Malagueño adoptó la denominación de Málaga Club de Fútbol, “La Bombonera” continuó por fervor popular, proclamando los valores de sus “colores blaquiazules” en La Rosaleda, vinculando para siempre la historia del Club Deportivo Málaga y Málaga Club de Fútbol a través de la música.

http://www.youtube.com/watch?v=WyVx7AEIbW4

El Morlaco, un parque malagueño desconocido

El origen del nombre de El Morlaco no está claro, algunos creen que procede de que en la parte más elevada se criara ganado y vacuno, otros piensan que puede derivar de la forma de las rocas que en este lugar llegan hasta el mar. Lo que sí se sabe con certeza es que se explotaban allí unas canteras de yeso.

 La extracción de yeso se desarrolló durante muchos años desde finales del siglo XVIII y se mantuvo hasta mediados del siglo XX. Gracias a esta actividad minera existe una extensa red de galerías subterráneas debajo de la enorme roca de El Morlaco, donde se han formado pequeñas lagunas interiores, dando lugar a un laberinto de pasadizos y galerías.

el morlaco 4

 En 1870 se creó la yesera Santa Ana, donde cuentan que el yeso se molía bajo tierra, y las piedras grandes eran sacadas por burros en las llamadas “pedreras” y las más chicas en canastos de esparto. Otra mina perteneció a la familia Vargas y sus bocas se hallaban en la actual urbanización Parque Clavero, que a mediados del siglo XX unió sus galerías con las de Santa Ana. Las yeseras dejaron de funcionar entre 1955 y 1960, cuando comenzó a levantarse la urbanización “El Rocío”. Dentro de Santa Ana había dos lagos de los que nunca se supo su profundidad, pero cuentan que sirvió de refugio durante los bombardeos de la Guerra Civil.el morlaco 5

Con el consentimiento de los propietarios, un guarda de la finca se dedicó durante décadas a plantar árboles, principalmente pinos, eucaliptos y cipreses, lo que dio lugar a una gran superficie forestal que ocupa 16 hectáreas formando caminos y senderos, adentrandose en rincones donde se pueden disfrutar del silencio, apenas roto por el canto de los mirlos y gorriones que al anochecer bajan a los bebederos. Otros habitantes de éste parque son las ardillas que se refugian principalmente entre los pinos. En los rincones más húmedos y sombríos, a los pies de los viejos pinos con más de diez metros de altura, dejan crecer setas de varias tonalidades de color.

El Morlaco, es un precioso e interesantísimo parque forestal que invita a pasear y disrutar de la frescura y la tranquilidad de la naturaleza con vistas exquisitas, que dan forma a un parque colgado sobre el mar. Este bosque es hoy el auténtico pulmón de la ciudad, y extrañamente no es muy conocido entre los malagueños. Hoy, alberga además el Observatorio de Medio Ambiente Urbano.

el morlaco 1

En el paseo marítimo a la altura del El Morlaco se podía ver el antiguo tranvía que circuló por las calles malagueñas hasta 1961, que actualmente está siendo restaurado.

el morlaco 3

Los Baños del Carmen, un patrimonio malagueño en peligro

Durante el siglo XIX la burguesía de Málaga tuvo una enorme influencia a la hora de desarrollar proyectos urbanísticos, ejemplos son la Alameda Principal, el Parque y jardines privados, como los de La Concepción y El Retiro. Fijándose en estos antecedentes estilísticos con gusto romántico, y llegando la moda de las actividades culturales y de ocio, aparecen Los Baños del Carmen y los baños de Diana y de Apolo, éstos últimos ya desaparecidos.

El 16 de Julio de 1918 se inaugura Los Baños del Carmen, construido sobre los restos del Monte San Telmo donde existía un antiguo puerto conocido como Puerto de la Cantera, proyectado como espacio de ocio para las clases altas de la época transformando totalmente los antiguos denominados “baños públicos”.

1

En los baños públicos de aquella época las señoritas y los caballeros se bañaban por separado empleando sogas que se adentraba al mar y grandes esteras que impedían “miradas lascivas”; pero los Baños del Carmen rompió esta costumbre por primera vez. Y hasta después de la Guerra Civil las mujeres y los hombres podían bañarse juntos sin nada que se lo impidiese, pero una vez finalizada la guerra, el regimen político provocó que la moralidad volviese a ser más férrea y tuvieron que volver a bañarse por separados.

6

3

En 1920 se construye un embarcadero y una pantalla que permite proyectar las películas mudas de la época. Amplían la construcción con un moderno y lujoso restaurante por el que pasa toda la burguesía malagueña; una pista de tenis y una imponente puerta de entrada que desapareció hace pocos años. En este recinto llegó a celebrarse el primer torneo de tenis de Málaga.

4

En 1922 se inaugura el primer campo de fútbol de la ciudad que estuvo abierto al público, hasta que en 1941 se construyese nuestro actual estadio de La Rosaleda.

7

Los Baños del Carmen era referente de la vida social de la burguesía malagueña, disfrutaban de sus instalaciones y los lujos que el balneario les ofrecía. Un conocido empresario llamado D. Antonio López, propietario de la empresa Vinícola Malagueña mandó a construir en ese mismo año una bonita y artística fuente de cerámica que en vez de agua, como sería lo natural, emanaba vino de Jerez.

9

Contaba con una pista de baile donde se ofrecían conciertos y espectáculos de ballet clásico. Se hicieron famosas las noches de verano por las espectaculares verbenas que ofrecían, llegaron a contabilizarse hasta 400 parejas bailando en la pista a la vez y 12000 personas. Los carnavales de Málaga tuvieron aquí su máximo protagonismo.

En 1958 se construyó un camping, obra del arquitecto Andres Escassi, que dió espacio a 300 plazas.

 10

En la actualidad los Baños del Carmen se encuentra practicamente en ruinas; queda en pie el restaurante, dando lugar a un café bar. Tras el establecimiento queda la zona deportiva y la zona del camping. Aún con el deterioro y dejadez de las instalaciones, muchos malagueños se acercan para disfrutar de este rinconcito de historia que nos regala Málaga. Disfrutar en la terraza en las puestas de sol, o simplemente para admirar el paisaje con vistas a la bahía hace que los malagueños tengamos especial cariño hacia el recinto. Muchos son los que vienen comentado de su posible desaparición por parte del Ayuntamiento, por parte de especuladores urbanísticos para construir en su lugar un restaurante o un hotel de lujo; políticos totalmente despreocupados de nuestro patrimonio cultural.

Somos nosotros, los malagueños, los que debemos impedir tal crímen urbanístico hacia nuestra memoria histórica e intentar poder recuperar los Baños del Carmen para restaurar lo que fue, y no para destruirlo. Somos los malagueños, los que debemos luchar por el patrimonio cultural, por el medio ambiente, para que Málaga siga siendo Málaga, ciudad de historia, monte y playa, llena de rincones por descubrir; lugares fenicios, romanos, árabes y católicos; monumentos republicanos, populares y burgueses.

Como recuerdo y protesta a los Baños del Carmen por parte de Siente Málaga, impidamos su destrucción e impulsemos su rehabilitación.

14

XXV Aniversario de la Coronación Canónica de La Esperanza

La devoción que ofrece Málaga a su Virgen de la Esperanza ha ido creciendo año tras año en su historia. En basilica1954, García del Olmo pidió aplazar la construcción de la corona para la Virgen hasta que la Esperanza pudiese ser Coronada Canónicamente, aprobándose con unanimidad. Don Francisco Carrillo, había motivado a los directivos a iniciar el proceso para lograr la concensión de la Coronación, dando como razones justificadas la antigüedad de la imagen y la devoción que le brindaba el pueblo de Málaga.

Se frenó el proceso de la Coronación por la dificultad de la situación al desaparecer Don Franciso y además, al estar inmerso en el problema de buscar una nueva sede, ya que un nuevo proyecto de carretera los dejaba sin la capilla que durante tantos siglos había ocupado en la Iglesia de Santo Domingo. Pero la Archicofradía consigue unos terrenos donde comenzar a construir lo que sería su nuevo Templo (salón de Tronos en 1978 y la Casa-Hermandad en 1981), culminando el 18 de diciembre de 1984; poniendo fin a este problema.

basilica

El 15 de enero de 1985 sería cuando los hermanos le presentasen al señor obispo de Málaga la solicitud formal pidiendo el privilegio de la Coronación Canónica para María Santísima de la Esperanza, iniciativa apoyada por el resto de las hermandades de la Agrupación de Confradias de Semana Santa de Málaga, Ayuntamientos de toda la provincia, colegios, organismos; mostrando de esta forma el sentimiento malagueño de casi cuatro siglos hacia La Esperanza.

El 28 de mayo de 1985 el obispo de Málaga, don Ramón Buxarrais, comunica que el expediente había concluido con el informe de forma muy favorable, aceptando y reconociendo de esta forma que la Virgen de la Esperanza es la más antigua advocación procesional, digna y merecedora para obtener el honor de la Coronación.

El 12 de marzo de 19coronacion86, el obispo de Málaga firma la autorización a la Archicofradía para proceder a la Coronación Canónica de su sagrada Titular; así mismo, les anima a proyectar a la realización de este solemne acto que origine un mayor auge de la fe cristiana y comprometa más al pueblo. La Archicofradía, en respuesta a ello, confeccionó un programa de Cultos y actividades para dar mayor realce a esta solemnidad.

La ceremonia de la Coronación tuvo lugar el 18 de junio de 1988, día de los santos patronos de la ciudad de Málaga, San Ciriaco y Santa Paula, en la Plaza de la Constitución y oficiada por Su Santidad en España monseñor Mario Tagliaferri.

El próximo 22 de junio con motivo del 25 aniversario de la Coronación Canónica de María Santísima de la Esperanza saldrá en procesión extraordinaria.Iniciará su recorrido a las 19:45 saliendo de la Parroquia de Santo Doming25 añoso, tras la celebración de la eucaristía que dará comienzo a las 19:00 horas. Continuará por la plaza Fray Alonso de Santo Tomás, la plaza de la Legión y calle Cerezuela para llegar a su templo: la Basílica de la Esperanza, desde donde saldrá la Virgen de la Esperanza en su enorme trono.

A partir de las 20:00 horas, recorrerá: Glorieta de Lola Carrera, Hilera, puente de la Esperanza, Prim, Atarazanas, plaza de Arriola (20:30 donde hará un acto procesional), Pasillo de Santa Isabel, Cisneros, Especerías, plaza de la Constitución (21:30, se leerá un manifiesto en el mismo lugar donde fue coronada la Virgen en 1988; y seguidamente intervendrá la Coral titular de la Basílica y la Joven Orquesta Provincial de Málaga), Marqués de Larios, Strachan, Molina Lario, plaza del Obispo(23:00, se interpretará el canto de la Salve escrita por Benjamín Esparza; y la lectura de la palabra por parte del rector de la Basílica), Molina Lario, Santa María, San Agustín, Duque de la Victoria, plaza del Siglo, plaza del Carbón, Calderería, plaza de Uncibay, Méndez Núñez, Tejón y Rodríguez, Carretería, Pasillo de Santa Isabel, José Manuel García Caparrós, puente de la Esperanza, Hilera, Glorieta de Lola Carrera, y a su Templo.

La Coracha: el barrio de la Alcazaba

Si hay algo de lo que la mayoría de los malagueños no nos podemos enorgullecer es de la destrucción total  en la década de 1990 de La Coracha, dejando en su lugar un conjunto de escalinatas y senderos ajardinados; y sólo dejando en pie un edificio como ejemplo de este barrio. La demolición de La Coracha ha sido uno de los crímenes urbanísticos mayores realizados en Málaga, suponiendo la pérdida de un patrimonio cultural y arquitéctonico singular, único y propio del mediterráneo.

coracha antes

La coracha, hace 30 años

coracha actual

La vista actual del mismo sitio

La Coracha, uno de los barrios más característicos y antiguos de toda la ciudad, se situaba entre el lado sur de la vieja alcazaba y la orilla del mar, donde se encontraba el antiguo puerto en la época árabe, formando como un bastión frente al mar. Debe su nombre a eso mismo, un barrio que hacía como muralla a la fortaleza uniendo de este modo, el Castillo de Gibralfaro con la Alcazaba. Obras posteriores para la construcción del puerto, convirtieron la antigua playa en la gran explanada donde hoy se asienta el parque, alejando definitivamente del mar a esta antigua coracha.

Fue a partir de 1786 cuando la Alcazaba comenzó a perder su función militar y a caer en el abandono, cuando los cimientos de sus murallas empezaron a demolerse y a atraer a personas de baja condición social. Aprovechando las propias piedras de la fortaleza y adosandose a las propias murallas del bastión militar, se hacinaron en condiciones insalubres decenas de familias malagueñas. Se formó un barrio de arquitectura propia andaluza, con casas blancas encaramadas al monte de Gibralfaro. Los periódicos de la época y la propia unión mercantil lamentaban el estado del barrio con alumbrado nulo, sin higiene, ni siquiera vigilancia porque el Ayuntamiento no se atrevía a imponer su ley.

lacoracha

Aunque inicialmente se trataba de unas modestas viviendas, con el tiempo alcazaron un cierto nivel, pese a la falta de agua y de alcantarillado, dada a su proximidad al centro. Por esta misma razón, en diferentes épocas de su historia, el planteamiento de su demolición ha estado muy presente: en 1821 el municipio planteó el derribo de todas sus edificaciones, que entonces lo albergaban 431 vecinos; y en la gran explanada resultante construir nuevas viviendas con lo que se paliaría el gran déficit que entonces existía en la ciudad.

  Pero apareció Ricardo de Orueta, con el pensamiento de no demoler el barrio, todo lo contrario. A partir de 1931, Ricardo consiguió que Bellas Artes adquiriera las viviendas y los solares para posteriormente restaurar y limpiar los muros de la Alcazaba y sus “casas trepadoras” que nacieron de sus ruinas, proyecto que duró bastantes años. Con esta limpieza y restauración, pasó a ser un barrio muy típico de málaga, donde vivían familias de clase obrera.

coracha

La apertura del túnel de la Alcazaba en 1998, puso fin a un proceso de destierro de los habitantes de la Coracha por el cual se demolieron sus casas y se borró todo rastro de lo que un día fue un barrio.

Hoy, sólo nos queda viejas fotografías, un único edificio en pie restaurado convertido en museo, y su nombre. Muchos tenemos familiares y conocidos que nacieron, se criaron o simplemente pasearon por estas calles, personalmente, tengo fotografías e historias que me cuentan de lo que un día fue el barrio de mis abuelos.

lacoracha

Fuente de las Tres Gracias y de fondo el barrio de La Coracha

Restaurante Antonio Martín

Hoy conocemos al Restaurante Antonio Martín con este aspecto, siendo uno de los más conocidos del barrio de La Malagueta; pero en su historia llegó a ser no solo nacional, si no internacionalmente famoso por su situación y sus pescaítos fritos.

antonio martín

Inicialmente llamado como “La Coral”, debido al apellido de la esposa de un joven Algarrobo llamado Antonio Martín que vino a Málaga a vivir, abrió sus puertas allá por 1886. Ni sus humildes propietarios, ni sus primeros clientes o los bañistas de la zona, podrían imaginarse que 125 años después aquel pequeño local cerca a los Baños de Apolo y de La Estrella continuaría abierto.

La Coral era un chambao de cuatro mesas y unas cuantas sillas. Conforme conseguían más y más clientes y fama en la ciudad, decidieron ampliar el negocio, trasladándolo unos metros “más hacia Málaga”.

teatro

Primeras fotos conocidas de Antonio Martín frente a su negocio

Antonio Martín que era licorero de las Bodegas Príes, ubicadas enfrente del chambao (hoy, bloques de Cantó), se había hecho cargo del chiringuito al morir su esposa María Coral, y decidió cambiarle el nombre aprovechando para hacer visibles mejoras, éstas no fueron difíciles de realizar, teniendo en cuenta que “La Coral” estaba hecha a base de cajas de madera, palos hincados en la arena, y cables y cuerdas que servían para sostener las esteras que cubrían del sol a los clientes.

Tras la reforma pasó a llamarse “A. Martín” durante muchos años, aunque tampoco tardaría mucho para lucir el nombre completo en la fachada que poco a poco adquiriría mayores proporciones a la par que su fama crecía dentro y fuera de nuestras fronteras.

La clase pudiente malacitana comienza convertirse en habitual clientela, y años más tarde tuvo una enorme influencia en el lanzamiento de su popularidad a la habitual presencia en el ya “Merendero Antonio Martín”, recibiendo famosos y personalidades que descansaban en el Hotel Príncipe de Asturias o en el palacio Miramar, debido a la fama surgida de los boquerones y de los chanquetes. Hecho fundamental en su publicidad nacional fue la presencia de los reyes, Alfonso XIII y Victoria Eugenia, y el capricho de los boquerones fritos que solían servirse algunas veces en cartuchos para trasladarlos a la habitación de la reina del mismísmo hotel donde se alojaba.

ruta tapa bailen 2013

1950

Además de las visitas de los reyes; la asiduidad de toreros legendarios como el gran maestro Ordóñez; personalidades como Orson Welles, Anthony Quinn, Brigitte Bardot (actriz francesa considerada como icono sexual durante décadas de todo el mundo)… y por supuesto la calidad de sus “pescaítos”, hizo de “Antonio Martín” meca para los famosos que visitaban la Costa del Sol.

Antonio Martín fue creciendo en forma y fama, y su dueño se casaría por segunda vez con María Segura, viuda como él. Tuvo más hijos, entre ellos Álvaro quién regentó durante muchos años el popular establecimiento, junto a famosos como Antonio Ordóñez ayudaron a engrandecer la leyenda del restaurante más conocido de Málaga durante décadas.

teatro

Año 1960

Su cercanía con la plaza de toros La Malagueta hizo que los matadores que actuaban acudiesen al merendero a comer y cenar, y los aficionados y sabedores de ello, durante décadas llenaban hasta los topes las terrazas para estar cerca de sus ídolos. Fue tan especial y habitual cliente Antonio Ordóñez que Álvaro, al morir su padre, decidió bautizar una de sus salas con el nombre de “Rincón de Ordóñez”, atendido por el célebre Manolito, uno de los camareros más populares de Málaga.

teatro

Salón de lujo, años 70