Nuestra Historia

La historia de la tierra es propia de una de las ciudades más antiguas de Europa, marcada por su situación a orillas del mar Mediterráneo.

Los primero pobladores se remontan a la Época Prehistórica, como prueban el conjunto de dólmenes de Antequera, la Cueva del Tesoro en Rincón de la Victoria, o las pinturas rupestres encontradas en las Cuevas de Nerja;  pero es en el primer milenio a.C donde se realizan los primeros asentamientos de los que se tienen constancia.

Cueva del Tesoro

El primer asentamiento se localiza en el siglo IX a. C. en la desembocadura del Guadalhorce, desde donde se empezó a comercializar con los pobladores de la zona, principalmente con pequeños poblados bastetanos costeros de la desembocadura de Guadalmedina. Paulatinamente el centro de la actividad comercial fue trasladándose hacia esta zona, y apareció Malaka, fundada por los fenicios, que desde el siglo VIII a. C., era un dinámico núcleo comercial debido a las buenas condiciones para el atraque en su puerto natural al pie del monte Gibralfaro y la gran cantidad de yacimientos de plata y cobre.

La ciudad fue colonia griega de Mainake durante al menos dos siglos. Existen numerosos documentos que mencionan su existencia y su actividad comercial. Se cree que la colonia griega sería paulatinamente abandonada tras la batalla de Alalia (combate naval entre cartagineses, aliados con los etruscos, contra los griegos de la colonia focense de Alalia situada al este de Córcega) y sus pobladores autóctonos desplazados hacia Malaka fenicio-púnica.

Nabucondonosor II conquista los territorios fenicios con la pretensión de apropiarse del fértil comercio tirio en el Mediterráneo, con lo que Malaka pasa a ser colonia cartaginesa. En la etapa que va desde finales del siglo VI a. C. al cambio de era, los territorios malagueños son ocupados por los libiofenicios.

Los romanos conquistaron la ciudad bajo el dominido de Cártago en el año 218 a. C. tras las Guerra Púnicas. Establecieron colonos de la metrópoli que explotaron los recursos naturales e introdujeron el latín como lengua de las clases dominantes. Malaca se integró a la República romana formando parte de la Hispania Ulterior. La romanización fue lenta, puesto que se han descubierto inscripciones en alfabeto fenicio hasta el siglo I d. C. Al caer la República, los territorios de Malaca que llevaban ya dos siglos ocupados por los romanos, quedaron encuadrados administrativamente en uno de los cuatro conventos jurídicos en que se dividió la provincia Baetica (provincia que comprendía las actuales Cádiz, Córdoba, Huelva, Málaga y Sevilla, la mitad occidental de Granada y Jaen, una quinta parte de Almería y la parte del sur de Badajoz) , recién creada por César Augusto. Los romanos comienzan la construcción de obras importantes. La dinastía Flavia mejora el Puerto y con Augusto se construye el Teatro Romano. En la época romana Malaca alcanzó un notable desarrollo, convertida en ciudad confederada, la Lex Flavia Malacitana y población culta y amante del arte tenía un peso importante en la villa. A este periodo pertenecen las grandes Termas Romanas encontradas en el subsuelo de la calle Pintor Nogales y de la Abadía del Císter, y numerosas escultóricas conservadas en el Museo Arqueológico de Málaga.

Teatro Romano

La decadencia romana da paso al dominio de los pueblos germanos, que sobre el año 411 arrasaron las costas. Tras la división del Imperio romano, Malaca entra dentro de las áreas de la Península afectadas por grandes asentamientos de los pueblos germánicos, especialmente de los vándalos silingos (pueblo germano de Europa central), que durante el siglo V importaron el arrianismo a Occidente. Bajo el dominio visigodo, Malaca se convirtió en sede episcopa. El primer obispo de la ciudad conocido fue San Patricio.

Con la intención de reconstruir el Imperio Romano, en 552 Justiniano I conquista entre otros, Malaca. La ciudad fue saqueada y conquistada de nuevo para los visigodos por el rey Sisebuto en el año 615. Y sería en 624, durante los reinados del visigodo Suintila y del emperador Heraclio, cuando los bizantinos abandonan definitivamente sus últimos establecimientos en las ciudades de la zona del estrecho.

Comienza el derrumbe de la monarquía goda a principios del siglo VIII y, a mediados de este mismo siglo, la penetración del Islam en la Península Ibérica desde las costas del Norte de África. Tras la conquista árabe, la Puerta de Atarazanasciudad formó parte de la región musulmana de Al-Andalus, denominada como Malaqa. Se convirtió en ciudad floreciente, rodeada por un recinto amurallado provisto de cinco grandes puertas y con gran cantidad de arrabales y barrios asmismos amurallados, salpicados de huertas a orillas del Guadalmedina; junto al recinto se asentaban los barrios de comerciantes genoveses y las juderías, de forma independiente del resto de la ciudad. Precisamente en estas juderías vivió uno de los hijos más ilustres de Malaqa: el filósofo y poeta judío Solomon Ibn Gabirol, el cual sería el primero en acuñar el término “Ciudad del Paraíso” para referirse a un ciudad natal, que posteriormente seria un muy reconocido poema sobre Málaga. Los musulmanes nos dejó además de la espléndida Alcazaba; la puerta de nazaría de Atarazanas y parte de la Judería, se ha recuperado parte de la necrópolis monumental de Yabal Faruh, considerada la mayor de toda Al-Andalus, y de la que se conservan dos mezquitas funerarias y los restos de un panteón en la calle Agua.

La Taifa malaqui fue un reino independiente musulmán que surgió en 1026, a raíz de la desintegración que el Califato de Córdoba venía ya sufriendo. Del urbanismo de esta etapa quedan trazas en el centro históricos y en dos de sus principales monumentos: la Alcazaba y el castillo de Gibralfaro, además de un doble amurallamiento: la Coracha.

A la muerte de Ibn Zannum en 1238, la ciudad pasa a formar parte del Reino nazarí de Granada y de su rey Muhammad ibn Nasr. Con una alianza económico-comercial con Muhammad II, Malaqa se convierte en la puerta del reino nazarí y en nexo de unión entre el Mediterráneo, el Atlántico y el Mar del Norte. En 1348, mientras la peste negra asolaba toda Europa, la Alcazaba y el castillo de Gibralfaro toman su forma definitiva. La ciudad dispone de varias puertas que permiten el paso a través del recinto amurallado, cuyos nombre siguen perdurando hoy: Puerta Oscura y Puerta del Mar.

Durante la Reconquista Católica, los árabes constuyeron gran cantidad de torres de denfesa para la ciudad; así, al oeste Torre Molinos, al norte Puerto de la Torre, al noroeste las 11 torres de Alhaurín de la Torre, de las que no quedan restos, y la torre de Alhaurín el Grande y al este la Torre de Benagalbón. La conquista de la ciudad de Málaga por los Reyes Católicos en agostIglesia de Santos Mártireso de 1487 supuso un episodio sangriento en el esfuerzo. El poderoso ejercito castellano formado por doce mil jinetes, veinticinco mil infantes y ocho mil soldados más de apoyo, logró tomar la ciudad defendida por quince mil gomeres africanos y guerreros malacitanos. El asedio de la ciudad fue uno de los más largos de la Reconquista, duró seis meses y cortó el suministro de alimentos. La Malaqa musulmana cayó el 13 de Agosto de 1487 y los Reyes Católicos entraron en la medina el 19 de Agosto. La población fue castigada a la esclavitud o a pena de muerte, con excepción de veinticinco familias que pudieron permanecer en el recinto de la morería, como mudéjares. El rey Fernando decidió aplicar un castigo excepcional y se negó a conceder una capitulación honrosa para los vencidos. Los 15.000 supervivientes fueron convertidos en exclavos. Entre cinco mil y seis mil cristianos extremeños, leonenses, castellanos, gallegos y levantinos repoblaron la provincia, de los que unos mil se asentaron en la capital. En un primer momento levantaron cuatro parroquias en la ciudad: las iglesias del Sagrario (calle Santa María, fundada en 1488), San Juan (calle San Juan, fundada en 1487), Santiago(calle Granada) y Santos Mártires (calle Santa Lucía). La ciudad se extendió extramuros con la creación de los conventos de La Trinidad, Capuchinos, los Ángeles y el Santuario de la Victoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s